Pontevedra Viva!

Opinión

Kabalcanty

Kabalcanty

Solitarios (Parte VI: La Boca de Luzbel)

La silueta de Grigori se tornó rojiza, casi ardiente a tenor de sus cabellos alborotados como vivas llamas, al llegar a la grieta candente. Parecían esperarle otras dos figuras pequeñas que le recibieron con abrazos y grititos jubilosos

Tribunas

Máis opinións
Anterior Seguinte